A vueltas con la paella

Últimamente, cada vez que enciendo la tele, me encuentro con un spot peor que el anterior. Cuando la aberración de qé caña! parecía no tener rival, los chicos de tampax idearon una espectacular campaña con Amaia Salamanca en la que, en una escena que todos hemos vivido alguna vez, enseña a un chico a ponerse un tampón en el puño.

Este tipo de anuncios son parodias en sí mismos. Uno se pregunta qué es lo que buscaban con ello y cómo fue la reunión en la que a alguien le parece gracioso que la historia se inicie con un hombre intentando robar un tampax… supongo que los fieles a este tipo de anuncios usen el argumento tan manido del ruido por el ruido. Diantres! Un chico poniendo a parir el anuncio en su pequeño blog! Eso es fantástico para la marca!…

Y lo digo, como suele pasar en estos casos, con la casi absoluta certeza de que la agencia no es la culpable de ello, pero no se puede (¿o sí?) luchar contra clientes que rechazan cualquier tipo de iniciativa hasta que imponen la suya propia.

Aquí el spot en cuestión

Entiendo el “revuelo” por ese spot o por el mencionado de qé caña pero no puedo por menos que sorprenderme leyendo la repercusión, negativa por supuesto, que está teniendo el anuncio de Estrella Damm de este verano.

Como en los últimos años, Estrella ha hecho un vídeo que refleja ese ambiente de buen rollo, mediterráneo, veraniego, amigos todos juntos pasando el verano… pero no ha gustado a todo el mundo.

Y después de verlo es fácil explicarse el motivo… hacen una paella un arroz, sin seguir las instrucciones del buen paellero!!! Se ha montado una polémica difícil de entender, que incluso ha llegado a la revista Time, en la que tratan el tema con ironía al no entender tanto revuelo.

Y no sólo se critica a la paella, también que se haga fuego en el campo, que aparezcan desnudos… con lo fácil que habría sido añadir un “Ficción publicitaria: imágenes rodadas por especialistas. No intenten esto en casa…”

El anuncio de Estrella Damm se está convirtiendo, año a año, en el anuncio de Freixenet del verano: piezas largas, expectación por verlos, por conocer sus protagonistas… y se juzga de una manera diferente.

La para mi desconocida hasta ahora, “comunidad paella”, ha creado estos carteles en los que defiende de una manera muy original y cómica los valores de la paella “bien hecha”. Que cada uno ate cabos…

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *